29 de septiembre de 2013

Juan de Mairena



 He llegado al IES Juan de Mairena desde muy cerca porque... ha cambiado el viento. Me siento bien aquí. Agradezco la labor de Hipólito, que ha abierto y mantiene activo este blog intentando lo que todos los que amamos los libros deseamos: que también les gusten a los demás. Tenemos pocos argumentos. Cuando alguien siente un placer natural por algo, resulta extraño comprobar que hay personas que no lo sienten. Leer un libro, especialmente en momentos como esta tarde lluviosa que apunta al otoño, es un gustazo. Si tienes un gato a los pies y una onza de chocolate derritiéndose en la boca, no digo más...  Claro que estoy hablando de mí.



Y por eso le agradezco a mi compañero, a mi amigo Hipólito su dedicación. También me gustaría compartir con vosotros lecturas, reflexiones, novedades, críticas y bromas, si llega la ocasión. 
Y hoy lo que quiero comentar es que creo que, en parte, estoy bien aquí porque flota de alguna manera el espíritu de un poeta al que admiro y siento muy cerca, Antonio Machado.
¿Sabéis lo que significa el nombre de vuestro (ahora también un poco mío) instituto? Juan de Mairena es el nombre de una obra de Machado. En él, Machado, mediante su heterónimo Juan de Mairena, se nos presenta como un profesor de gimnasia, poética y retórica que se dirige a los alumnos y les enseña, a través de conversaciones, nociones sobre poesía, teatro, filosofía, política, moral... Más que enseñar invita a aprender. Es una especie de maestro natural.


Reconozco que es un libro que a algunos les puede parecer denso. Pero tiene pasajes que deberían estar pegados en las aulas junto a las normas de convivencia. Tal vez, si todos hubiéramos sido educados por maestros como Juan de Mairena, no necesitaríamos las pegatinas de las normas de convivencia...

Os dejo uno de ellos. Espero que lo leáis y, si os apetece, comentéis lo que os sugiere.

“La política, señores -sigue hablando Mairena-, es una actividad importantísima… Yo no os aconsejaré nunca el apoliticismo, sino, en último término, el desdeño de la política mala que hacen trepadores y cucañistas, sin otro propósito que el de obtener ganancia y colocar parientes. Vosotros debéis hacer política, aunque otra cosa os digan los que pretenden hacerla sin vosotros, y, naturalmente, contra vosotros. Sólo me atrevo a aconsejaros que la hagáis a cara descubierta; en el peor caso con máscara política, sin disfraz de otra cosa; por ejemplo: de literatura, de filosofía, de religión. Porque de otro modo contribuiréis a degradar actividades tan excelentes, por lo menos, como la política, y a enturbiar la política de tal suerte que ya no podamos nunca entendernos.
    Y a quien os eche en cara vuestros pocos años bien podéis responderle que la política no ha de ser, necesariamente, cosa de viejos. Hay movimientos políticos que tienen su punto de arranque en una justificada rebelión de menores contra la inepcia de los sedicentes padres de la patria. Esta política, vista desde el barullo juvenil, puede parecer demasiado revolucionaria, siendo, en el fondo, perfectamente conservadora. Hasta las madres -¿hay algo más conservador que una madre?- pudieran aconsejarla con estas o parecidas palabras: “Toma el volante, niño, porque estoy viendo que tu papá nos va a estrellar a todos -de una vez- en la cuneta del camino”.

Cuánto me alegro, de verdad, de que este centro tenga un nombre tan digno y tan honesto en tiempos en los que estos valores no están de moda.

Leonor.




22 comentarios:

  1. La conclusión que saco de esta entrada es que nosotros, los jóvenes, debemos hacer política, hacerla de forma sana y casi utópica pero realizarla de verdad y, en cierto modo, luchar por ello. Un ejemplo de esto fue Juan de Mairena, obra de Antonio Machado y nombre que se le atribuye a nuestro centro escolar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien interpretado, Fátima. Pero Juan de Mairena no fue precisamente un ejemplo de hacer política. Sí lo fue Machado. Y lo pagó bien caro. Gracias por colaborar!

      Eliminar
  2. Según el fragmento, Mairena insta a los jóvenes a hacer política, incluso aquella sólo realizada para conseguir dinero y buenos puestos para sus familiares, pero nunca dejarla de lado. Deben hacerla a pesar de que digan que no son aún lo suficientemente maduros porque aquéllos que lo dicen son los que van a estar contra la juventud, sin embargo, para Mairena la política puede ser algo que empieza con los jóvenes y su rebelión frente a los "padres de la patria".
    Lo cierto es que estoy muy de acuerdo con lo que dice, siempre que se posean unas ideas claras no importa la edad que se tenga, siempre se podrá hacer política, pero en esta sociedad que pretende mantenernos al margen de la actividad política y explicarnos cuanto menos posible, mejor, es una tarea de lo más complicada.

    Lucía Díaz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maga, me encanta tu apodo ( o como se llame). Tienes razón en que son malos tiempos para que vosotros. los jóvenes, hagáis política. Hacer política es mucho más que presentarse en unas listas electorales... Espero que mis compañeros,Hipólito o Germán, nos expliquen aquí la etimología y el auténtico sentido de la palabra "política". Además nosotros os necesitamos: es una tarea difícil pero no imposible.
      Un matiz, Lucía: Juan de Mairena no insta para nada a que imitemos a los políticos nepotistas que solo pretenden enriquecerse; todo lo contrario ("desdeño de la política mala de trepadores y cucañistas"). Muchas gracias por aportar tu opinión.

      Eliminar
    2. La palabra "política" procede del griego "polis", ciudad. Con esa misma raíz encontramos, entre otras, metrópoli o policía.
      La política era la actividad del ciudadano, "polités", cuando actuaba en asuntos que preocupaban a la comunidad, es decir, a todos sus vecinos. Los atenienses, por ejemplo, acudían casi diariamente a la asamblea para decidir no solo quiénes serían sus gobernantes anuales, sino también para redactar sus propias leyes, e incluso para juzgar a los otros ciudadanos. Cuando un hombre no actuaba en la esfera de lo público, sino en la de lo privado, se decía de él que era un "idiotes", un particular.
      Idiota era -y sigue siendo- el que no se interesa en los asuntos que a todos nos conciernen y deja esas "cuestiones" en manos de los otros.

      Eliminar
    3. Excelente explicación, Germán. Yo sabía de dónde procedía la palabra imbécil, pero no idiota... Ahora que lo sé, hay que ver la de idiotas e imbéciles que andan sueltos... Muchos, incluso, ocupan altos cargos...
      Pero nuestros alumnos no: ellos saben que tienen un papel fundamental en esta sociedad un tanto podrida y se implican ( o se implicarán) en su regeneración.
      Gracias, Germán

      Eliminar
  3. El fragmento insta a hacer política sin ningún tipo de límite, hacer política libremente, sin esconderla como otra cosa. Todo el mundo debe hacer política e intentar colaborar, desdeñando la política con el único fin de hacer dinero, no mantenerse a parte para dejar solo a unos pocos que hagan política, aunque nos insten a ello.
    Siguiendo esta idea, Machado escribe que no se debe no hacer política por la edad, aunque pueda parecer revolucionaria viniendo desde la juventud, la política debe hacerse a todos las edades.
    Yo opino que sí, todo el mundo debería hacer política y ser escuchado, siempre que sepa de lo que está hablando y hable con coherencia, sin importar la edad o ninguna otra cosa. Y desde luego renegar de toda política que se haga únicamente por ganar prestigio, dinero o posición social o laboral para amigos, parientes o uno mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julio. Puede la actitud política de los jóvenes puede parecer revolucionaria, pero en verdad, según Mairena, es conservadora... ¿Qué crees que querrá decir eso?
      Buen viaje!

      Eliminar
  4. "Yo os aconsejaré el desdeño de la política mala que hacen trepadores y cucañistas sin otro propósito que el de obtener ganancias y colocar parientes". El autor nos invita a aprender política para saber atenernos a los que quieren hacerla "si nosotros o contra nosotros", aquellos a los que como bien ha llamado Lucía "padres de la patria". Posee un unto de vista objetivo y coherente, además de usar un tono formal y apropiado para ello. Otros escritores nos han hablado también de este tema tan cuestionado y sinceramente, estoy de acuerdo con sus afirmaciones y claras intenciones, ya que nos anima a tomar medidas a hacer política sea cual sea nuestra edad, siempre que no vayamos con intenciones de engaño y de obtener poder, ganancias, beneficios, prestigio.
    En conclusión, todos tenemos derecho a hacer política libremente sin importar la edad y luchar por tener esa oportunidad y no dejar que nos influyan en ella, tener nuestro propio punto de vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Isa. Sólo un matiz: el texto de objetivo tiene poco. Es muy importante lo que dices: debemos tener nuestro propio punto de vista, abierto y tolerante, pero nuestro.

      Eliminar
  5. El texto, a pesar de tener sus años, parece escrito ayer mismo. Trata un tema que está muy presente en nuestras vidas. Estoy completamente de acuerdo con el autor, todos debemos hacer política, participar en ella para cambiar lo que este en nuestra mano. Si nosotros, los que queremos una política justa, no la hacemos, estaremos permitiendo que los "trepadores y cucañistas" sigan controlando el mundo. Creo que, como dice Lorca, "la política no ha de ser, necesariamente, cosa de viejos." Los jóvenes tenemos tanto derecho como los demás a hacer política y, de hecho, creo que va siendo hora de que los políticos se vayan renovando, porque como dice Leonor, hay cada momia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,Celia. Esa es la magia de la buena literatura: pasar por encima del tiempo y transmitirnos tanto...
      Por alusiones: la momia por antonomasia es Berlusconi...

      Eliminar
  6. Es fantástico poder ser escuchado por los demás, sin embargo, la edad es el primer obstáculo... Muchas veces he sido víctima de un "argumento" que se basaba únicamente en la edad, soy un niño, ¿Cómo voy a saber?. A mi parecer es una mera manera que tienen los de arriba para callar a los de abajo.
    Sobre todo en estos tiempos que corren (que me han pillado en mi "pubertad" política) no interesa que los jóvenes sepamos de política, porque para ser sinceros, no es difícil saber más respecto a este tema que nuestros gobernantes...
    Quieren acabar con las ideas, no quieren tener resistencia, quieren impedir nuestra madurez para tenerlo más fácil en el futuro. El problema es que no les va tan mal, la mayoría de jóvenes se consideran apolíticos y a los que no, nos llenan la cabeza con propaganda basura de ideas extremistas, el objetivo es adoctrinarnos, impedir el pensamiento libre. Realmente me sobrecoge pensar en la vida que se considera normal que lleve una persona: nacer, estudiar, buscar trabajo, ir a fiestas, encontrar pareja, tener hijos, dárselo todo, morir... Y por supuesto en los ratos libres ver la tele o ir a la bolera o a un bar o al cine, nuestra felicidad se ha convertido en un negocio, somos esclavos de nosotros mismos, de lo que consideramos felicidad pero realmente solo viven unas pocas personas.
    Eso es lo que quieren, que aceptemos sus noticias subjetivas, su propaganda absurda, que sigamos movimientos antigubernamentales creados por ellos...
    No creo que lo consigan, no somos muchos los que consideramos la política una parte de nuestra vida, sin embargo las ganas que ponemos son fuertes y creo que algún día podremos cambiar las cosas, sobre todo si hubiera más gente como Mairena, gente que incitara a reflexionar a levantarse contra la idiotez... Yo puedo presumir de haber tenido figuras importantes en el transcurso de mis estudios que me han ayudado a querer pensar y creo que aún quedan más por añadir a ese grupo, pero esa suerte no la tienen todos...
    Quiero concluir citando una frase que me parece bastante oportuna de uno de mis escritores favoritos, Tom Clancy, que falleció el día 1 dejando un gran hueco en su género, criticado por muchos, amado por otros como yo.

    “El hombre es una criatura de esperanza e inventiva y ambas cualidades desmienten la idea de que no es posible cambiar las cosas.”
    Manuel Claros Montes

    ResponderEliminar
  7. Este fragmento trata de un tema que día a día se habla y se conversa mucho por todo el mundo. Hoy en día la política parece un ''juego'' de partidos por quien gana o quien pierde, es un ''juego'' que afecta muchísimo a la población. La idea principal del texto es que los jóvenes también tenemos derecho a hacer política y a manifestar-la. Desde mi punto de vista como dice Germán pienso la gran mayoría de políticos son personas respetadas pero idiotas que solamente roban dinero y empeora el país en muchos aspectos. Otro pensamiento que tengo es que estoy de acuerdo a que los jóvenes hagamos política libremente sin importar la edad pero tal como esta el país en estos momentos, no se puede hacer nada desgraciadamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "No se puede hacer nada" es una frase que jamás deberíamos pronunciar.
      Gracias por participar, Javier.

      Eliminar
  8. A pesar del tiempo de la obra, este texto de Antonio Machado nos plantea un tema de actualidad.
    Juan de Mairena considera la política como una actividad necesaria para nuestra sociedad. Él está convencido de que los jóvenes tienen que participar activamente pero con cabeza. ``Sólo me atrevo a aconsejaros que la hagáis a cara descubierta... Porque de otro modo contribuiréis a degradar actividades tan excelentes, como la política, y a enturbiar la política de tal suerte que ya no podamos nunca entendernos´´
    La política es cosa de todos para mejorar la sociedad. Si no actuamos, siempre van a hacer lo que les de la gana, manipulando y tratándonos como a ignorantes.
    La idea de que los jóvenes se revelen contra los políticos no es revolucionario sino algo necesario ya que en la política es importante escuchar y renovar nuevas ideas. ``...puede parecer demasiado revolucionaria, siendo, en el fondo, perfectamente conservadora´´
    Según Platón hay que gobernar un país por obligación y gusto ya que tendría la capacidad de diferenciar el bien del mal a través de la inteligencia, y no por propios intereses que solo benefician a unos pocos.
    Mercedes Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante la relación que estableces entre el pensamiento que se refleja en el texto y las ideas de Platón.
      Gracias, Mercedes.

      Eliminar
  9. Es un argumento que Antonio Machado escribió en su libro Juan de Mairena. El texto trata de una situación actual aunque fue hace una años ya cuando el autor escribió este libro.
    La política es un pensamiento de todos, y cuando digo todos, me refiero a jóvenes y no tan jóvenes. Antonio Machado intenta darnos a entender que todos tenemos derecho a ser escuchados, aunque no estemos en lo cierto.
    La sociedad somos todos.
    Incluso, el autor expresa que los adultos pueden estar equivocados y son a ellos a los que la sociedad escucha “...Toma el volante, niño, porque estoy viendo que tu papá nos va a estrellar a todos -de una vez- en la cuneta del camino...”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pareja.
      ¿No os parece el momento de que empecéis a tomar el volante?

      Eliminar
  10. Juan de Mairena es un personaje ficticio tras el que se esconde Machado, que también utilizó como seudónimo para escribir en periódicos. Este profesor,sin duda tiene una mentalidad bastante avanzada a su tiempo (1936), cuando dice que no aconseja el apoliticismo ya que cuantas más ideas podamos aportar los ciudadanos, menos se aprovecharán las personas que están en el poder para alcanzar sus fines particulares .

    Otra idea que me parece y que está de clara actualidad según aparece en el texto es "Hacer política sin disfraz de otra cosa" que quiere venir a decirnos que no digamos una cosa y hagamos lo contrario , mentiras que hoy en día usan un gran número de políticos y que no utilicemos la política para fines que no sean el bien común.

    Por último el profesor Mairena anima a los jóvenes a que entiendan de política y tengan desde su adolescencia el hábito de la participación política como manera de formar a generaciones de ciudadanos que no pasen de la política y dejen su voluntad en manos de unos pocos.
    Antonio Lòpez Espinosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien interpretado. Gracias, Antonio.

      Eliminar