2 de febrero de 2017

Hipérboles poéticas

Muchas de las grandes obras de la Literatura han surgido de la misma manera, imitando. Cuando se considera que lo anterior es superior, se recurre a la "imitatio" una forma de crear formalizada en el Renacimiento pero constante en todos los tiempos.
Y esto es lo que han hecho los alumnos y alumnas de 1º ESO A: a partir de "Hipérbole del amoroso" de Carlos Edmundo de Ory han escritos sus propias creaciones exageradas.
Aquí está el texto original y en los comentarios, las obras maestras de estas fieras hiperbólicas:

 Te amo tanto que duermo con los ojos abiertos.
Te amo tanto que hablo con los árboles.
Te amo tanto que como ruiseñores.
Te amo tanto que lloro joyas de oro.
Te amo tanto que mi alma tiene trenzas.
Te amo tanto que me olvido del mar.
Te amo tanto que las arañas me sonríen.
Te amo tanto que soy una jirafa.
Te amo tanto que a Dios telefoneo.
Te amo tanto que acabo de nacer.

Carlos Edmundo de Ory(Poemas, 1969)

11 comentarios:

  1. HIPÉRBOLE DEL RECUERDO .

    Te extraño tanto que el sol me enfría .
    Te extraño tanto que las estrellas escriben tu nombre.
    Te extraño tanto que eres el resultado de mis multiplicaciones.
    Te extraño tanto que los pájaros nadan .
    Te extraño tanto que los planetas giran alrededor de ti.
    Te extraño tanto que soy un águila .

    ResponderEliminar
  2. Hipérbole Del Odio

    Te odio tanto que las luces del infierno te identifican
    Te odio tanto que eres el demonio disfrazado
    Te odio tanto que los dragones te odian
    Te odio tanto que los muertos se asustan de ti
    Te odio tanto que eres veneno
    Te odio tanto que una vida sin ti es mejor
    Rocío Kaifer

    ResponderEliminar
  3. HIPÉRBOLE DEL DESEANTE

    Te deseo tanto que rompo almohadas
    Te deseo tanto que siempre estoy solo
    Te deseo tanto que solo uso uso un lado de la cama
    Te deseo tanto que mi casa está llena de regalos
    Te deseo tanto que los regalos no son para mí
    Te deseo tanto que te dedico este poema.

    Víctor Barragán Ramos

    ResponderEliminar
  4. Hipérbole de la locura.
    Te quiero tanto que desayuno nubes
    Te quiero tanto que por ti comería cocodrilos
    Te quiero tanto que lloro donuts
    Te quiero tanto que hasta los gatos me ladran
    Te quiero tanto que hablo con los animales
    Te quiero tanto que me olvido de ti

    ResponderEliminar
  5. HIPÉRBOLE DE LA HERMOSURA

    Eres tan guapa que los ciegos te pueden ver
    Eres tan guapa que los muertos salen solo para verte
    Eres tan guapa que los ruiseñores te cantan por la mañana
    Eres tan guapa que la luna tiene tu nombre
    Eres tan guapa que nunca vas sola por la calle
    Eres tan guapa que aparte del mio te regalan 100 poemas más.

    Víctor Barragán Ramos 1ºA

    ResponderEliminar
  6. Me asombro tanto que hasta mi sombra se asombra

    ResponderEliminar
  7. HIPÉRBOLE DE LA PIZZA

    Te como tanto que hablo italiano
    Te como tanto que mi mejor amigo es peperoni
    Te como tanto que cuando llueve caen pizzas
    Te como tanto que los escalones son de masa
    Te como tanto que mi paraiso está en Italia
    Te como tanto que en el giraldillo veo a Franchesco

    Juan José Salado Vega

    ResponderEliminar
  8. Hipérbole del adorador.
    Te adoro tanto que mis ojos se cierran
    Te adoro tanto que los mosquitos te aman
    Te adoro tanto que no me importa que me odies
    Te adoro tanto que el amor no existe
    Te adoro tanto que los metros desaparecen
    Te adoro tanto que los pensamientos no importan
    Te adoro tanto que el cuchillo me sonrie
    Te adoro tanto que los insectos te cantan

    Lucía Campos Rodríguez

    ResponderEliminar
  9. HIPERBOLE DEL ENAMORADO

    Te amo tanto que no tienes fin
    Te amo tanto que sin ti no naci
    Te amo tanto que querria parecerme a ti
    Te amo tanto que eres lo unico para mi
    Te amo tanto que sin ti no tengo donde vivir
    Te amo tanto que yo no puedo estar sin ti

    Alejandro Martinez Galocha



    ResponderEliminar